lunes, 26 de mayo de 2014

NAVEGACIÓN Y CIGÜEÑAS NEGRAS EN MONFRAGÜE


Existe una profunda preocupación entre los conservacionistas extremeños por la actual política ambiental del Gobierno de Extremadura, cada vez más inclinada hacia la explotación comercial de la naturaleza, poniendo a veces en peligro la conservación el recurso natural que pretenden explotar. Uno de los casos más mediáticos es la navegación en el Parque Nacional de Monfragüe, una actividad hasta ahora prohibida que será posible gracias al nuevo Plan de Uso y Gestión (PRUG) y a la nueva ley de parques nacionales

Cientos de miles de amantes de la naturaleza pasan cada año por los miradores de Monfragüe y recorren sus senderos, admirando sus paisajes y la fauna que cobijan. Con el PRUG recién aprobado además habrá barcos turísticos y vehículos eléctricos, más apropiado para un parque de atracciones. Los coches eléctricos ya han sido adquiridos... con dinero público. Los barcos siguen pendientes, pero la única experiencia previa, en el Tajo Internacional, supuso una fuerte inversión pública para adquirir un barco y para habilitar infraestructuras como embarcaderos y accesos. Inversión difícilmente amortizable incluso en décadas. 

El nuevo PRUG de Monfragüe sigue esa línea. De hecho, sólo un 14% de las inversiones que contempla estarán destinadas a verdaderas medidas de conservación, recibiendo las infraestructuras la mayor atención. También posibilitará la navegación (“flotación” según algunos) de barcos turísticos (“interpretativos” dicen otros) en el célebre Salto del Gitano y el Salto del Corzo, una zona inaccesible... de momento. Por el contrario, aunque el PRUG insiste en fomentar la investigación, es sólo de palabra, pues no la contempla en el apartado de inversiones. 

Y aquí queríamos llegar. Para empezar no se conocen estudios de viabilidad económica de la navegación ni del posible efecto negativo por disuadir de visitar Monfragüe a turistas verdaderamente ornitológicos, en su mayoría extranjeros poco interesados en montar en un barco que ahuyenta a las aves. Pero menos aún se sabe sobre estudios científicos que evalúen el posible impacto de la navegación en lugares tan delicados. De hecho se trata de los dos puntos con mayores concentraciones de aves de todo el parque nacional. Pero ya los sabemos: en España la ciencia no es importante... 

Por eso queremos aportar información que arroje cierta luz. Para ello utilizaremos como indicador la cigüeña negra (Ciconia nigra), una especie sensible a las molestias y que tiene aquí una destacada densidad de nidos. Los tres estudios siguientes ponen a las claras que la pretendida navegación no será más que una nueva amenaza para las aves de Monfragüe y que se debe imponer el principio de precaución tratándose de un parque nacional con la máxima protección legal existente: 

1. Pizarro et al. (2003), en un congreso sobre especies protegidas de Extremadura, subrayan la sensibilidad a la navegación de los nidos de cigüeña negra en cortados fluviales, indicando que en Extremadura, hasta 2003, no se establecían nidos en tramos donde se practicaba la navegación regular

2. Cano (2012) en su tesis doctoral, el estudio publicado más importante sobre conservación de cigüeña negra ibérica, concluye, tras comparar el éxito reproductor entre nidos situados en árbol y roca en situaciones de actividad humana alta y baja, que: “solo aquellas parejas rupícolas que crían en territorios de manejo abierto tienen significativamente menor productividad que las parejas que crían en cualquier otra condición”

3. Datos propios inéditos obtenidos en Monfragüe a lo largo de 20 años, muestran que el éxito reproductor en la zona de uso público es inferior a la media de Extremadura, en consonancia con lo afirmado por Cano (2012). Además, dicho éxito ha ido disminuyendo progresivamente, en paralelo con el aumento del número de visitantes. Entre 1995 y 2013 se ha controlado la población y reproducción de cigüeña negra en la zona de uso público de Monfragüe. Al principio con menor intensidad, pero desde 2006 se vigilan todos los nidos visibles desde carreteras públicas. En total, 29 plataformas diferentes han sido localizadas. En 2006-2013 el número de parejas con nido ha oscilado entre 9 y 12 y la productividad (nº de pollos volados por pareja) obtenida en el periodo 1995-2013 fue de 1’35 y tan sólo de 1’12 en 2006-2013. Valores muy inferiores a la media de Extremadura en 2002 (2’05) y 2013 (1’97). La principal razón de tan mal resultado es la gran cantidad de parejas que fracasan, es decir que no consiguen criar algún pollo: un 54% en 2006-2013, exactamente el triple que la media de Extremadura (18%). En los nidos con éxito de Monfragüe, el número de pollos criados (tasa de vuelo) es normal: 2’43 en este estudio y 2’45 de media regional. En 2014, datos provisionales, parece haber disminuido el número de parejas. De momento se han localizado siete parejas, que podrían ser nueve, cuatro de ellas en el navegable Salto del Gitano. En el río Tiétar los nidos más visibles están vacíos y hay otros dos por confirmar en lugares poco visibles; por tanto un máximo de tres nidos en un tramo donde algunos años hubo hasta siete simultáneamente. 

Referencias:
- Pizarro, V. M., Ferrero, J. J. y Gil, A. 2003. Conservación de la cigüeña negra en Extremadura. II Congreso de especies protegidas de Extremadura. 19-21 noviembre 2003. Cáceres. DGMA. Junta de Extremadura.
- Cano, L. S. 2012. Biología y conservación de la cigüeña negra en la península Ibérica. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

El estudio sobre cigüeña en la zona de uso público de Monfragüe ha sido realizado por Javier Prieta, complementando con información de socios de SEO, foro GOCE y otros. En 2013 la mayor parte del estudio ha corrido a cargo de Manuel García del Rey. Sergio Mayordomo y Eva Palacios aportaron numerosos datos de los nidos del Salto del Gitano. Gracias a todos.

1 comentario: